ZTE reanuda operaciones en EEUU gracias a un acuerdo




En medio de una guerra comercial entre Estados Unidos y China, ZTE a estado pasando por tiempos difíciles desde que el gobierno de los estados unidos lo acusaran por espionaje y problemas en su seguridad en sus productos al igual que Huawei. En abril del presente año el gobierno de los Estados Unidos emitió medidas sancionatorias a ZTE por realizar tratos comerciales con Corea Del Norte, Por lo que se le sanciono para que parase todas sus plantas de producción en territorio Estadounidense.

Ahora, luego de diversos escenarios recientes en los que se a puesto en juego la confianza de los usuarios a ZTE en cuanto a seguridad se trata, hace un mes ZTE tuvo que pagar 1.300 Millones de dolares y reemplazo su junta directiva. Ahora esta vez el gigante chino tiene que hacer un pago en custodia por 400 millones de dólares el cual está programado para esta semana, luego entrará en vigencia un acuerdo el cual tendrá validez de 10 años entre los Estados Unidos y ZTE el cual le permitirá a este reanudar sus operaciones de importaciones y producción de productos desde y en los Estados Unidos.

 

Sin embargo se podra considerar este acuerdo como un periodo de prueba para ZTE puesto que si reanudará operaciones comerciales con algún ente o empresa en Irán o Corea del Norte, países los cuales Estados Unidos a sancionado económicamente por el desarrollo de sus programas nucleares y su historial de violaciones a los derechos humanos, dicho acuerdo perdería validez y ZTE estaría en la mira de los Estados Unidos, agravando aún más la guerra comercial con china.

En una lectura superficial, parece bastante simple. ZTE cometió el crimen, ahora pagan la multa y hacen tiempo, pero como con todo lo que afecta los negocios entre las compañías estadounidenses y chinas, hay una larga sombra de política sobre esto.

Cuando el presidente Donald Trump anunció en mayo que estaba reconsiderando las sanciones contra ZTE, lo pintó como un favor personal al presidente chino Xi Jinping. Pero a pesar de este aparente gesto de simpatía, los aranceles de ambos lados están llegando desde ambas naciones, ya que Pekín acusa a Estados Unidos de iniciar la «mayor guerra comercial en la historia económica«.




 

En cuanto a las acusaciones por el presunto espionaje de ZTE a los consumidores de sus productos a través de estos, están llevando a cabo negociaciones sobre una legislación que tratará de abordar las preocupaciones de seguridad nacional con respecto a la reanudación de negocios de ZTE con compañías estadounidenses, pero es muy poco probable que el Congreso desafíe al presidente y vuelva a prohibir ZTE puesto que la decisión de este acuerdo a venido directamente de el.


Pregúntale al vendedor

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *